Primer día

Me acuerdo la primera vez que la vi. Ella estaba sentada en el piso, una anomalía si no fuera porque todos a su alrededor estaban en la misma situación. Una imágen típica para los que transitan los pasillos de una facultad: estudiantes a la espera de una nota en la puerta del aula donde se rindieron finales o firmaban libretas. Las escenas académicas no son muy románticas que digamos, pero ésta tenía algo de especial.

Si cierro los ojos y pienso un poco puedo verme en ese momento. Estoy flaco, con el pelo un poco desprolijo, una incipiente barba de un día y todos los nervios que la situación ameritaba. Ella, por su parte, brilla tanto en mi mente como en la realidad. El recuerdo tiene fecha de dos años atrás. Días de calor, vagancia y desaciertos. El único acierto fue haber ido a encontrarme con quien con el transcurso del tiempo se convertiría en alguien muy importante para mi.

Continuará…

Un comentario sobre “Primer día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *